Hace hoy, justo un año, dejé de pertenecer al gremio de los trabajadores por cuenta ajena. El golpe duro ya había sucedido hacía quince días, cuando te anunciaban la inesperada noticia. Por primera vez en mi vida, iba a pertenecer al gremio de los afiliados al SEPE.

Tengo que reconocer, que ha sido bastante duro. Verte sin trabajo con tres chiquillos, en medio de una pandemia mundial, confinados en casa, sin poder salir, con la economía parada, sin saber a donde llamar, a donde acudir…

Pero decidimos ver la botella medio llena: la salud de los míos estaba bien. Mi querida esposa seguía teniendo trabajo. Y los tres pequeños se convertían, más si cabe aún, en un aliciente diario, más que motivador. La familia, los amigos y las amigas, hicieron el resto.

Hoy, convertido ya en autónomo, sigo vivo reinventándome y formándome en todo lo que puedo. Hoy trabajo de diseñador y maquetador, de mantenedor y de fotógrafo, de comercial y jefe de equipo… La incertidumbre y las dudas siguen ahí, pero sigue viva la nueva esperanza que nació al día siguiente. Lo que parecía que sería un año en paro, se ha convertido en un año en constante movimiento. Y ya no voy a dejar que pare nunca más…

Ahora, toca descansar. Ha sido un año entero publicando una imagen al día, con nuevas normas, con nuevas herramientas, con nuevas secciones, con nuevos intereses… Volveremos, pero de momento, el blog #UnaFotoAlDía se tomará un más que merecido descanso.

He querido reflejar una imagen similar a la primera que tomé hace un año, en la entrada «Una nueva esperanza«. Pero esta vez, aunque no había un mal cielo, la composición no era tan espectacular como la del año pasado. Pero si algo he aprendido bien este año, es que si no se dan las condiciones que tu quieres, te las tienes que fabricar. Y eso he hecho, un montaje con otro cielo, de una imagen publicada en este blog. Un montaje exagerado, colorido, intenso… Intentando reflejar en una imagen todos los sentimientos acumulados en un año.

Gracias por estar ahí. Se agradecen todos los comentarios… Hasta pronto.

Un año en movimiento
Un año en constante movimiento