Simbólicamente, el título de esta entrada es más un deseo de que todo vaya sobre ruedas, pero también sirve para ilustrar el día. Hemos «motorizado» a los peques, y todos tienen ya su bicicletas «reacondicinadas» 🙂

Ahora entiendo a mi madre cuando me decía que no podía tener yo bici por el sitio… Tengo medio trastero en casa, tendré que ir deshaciéndome de todo poco a poco… Tenía unos juguetes de bebés para donarlos en campaña de Navidad, pero si alguien los quiere, suyos son 🙂

La verdad es que disfrutamos mucho (mis riñones no tanto). La bici es genial, Nicolás no se quería bajar de ella. Los mellizos tienen que aprender, pero con un ruedín van bien de momento. Y nosotros, encantados de verles disfrutar tanto 🙂

Sobre ruedas
Sobre ruedas…