Pues la tía Isabel que ha venido a vernos y los peques se han vuelto locos a saludarla… Y estos momentos, como no, hay que inmortalizarlos. Y la verdad, que leches, quería Inmortalizar a mi hermanita, una vez más, rodeada de sus sobrinos.

Porque mi hermanita está ejerciendo de tía a la perfección. Los ve a menudo, los quiere mucho, les compra las chuches justas, y los cuida cuando hace falta… Se está ganando todo el cariño de sus sobrinos por derecho propio. Y es que ahora está ella sola como tía paterna, así que el cariño hacia ella debe ser doble. El tío Alfredo está velando porque así sea, estoy seguro de ello 🙂

Para la ocasión he elegido la foto de preparación. Es más natural, las miradas de los peques, la complicidad con la tía… La otra foto no está mal, pero me quedo con la más espontánea…